educac

"Víctima por un día"

El pasado sábado 24 de noviembre, los profesionales y voluntarios que componen los Equipos Caninos de Salvamento, Búsqueda y Rescate Método Arcón (ECOS, B&RMA), participamos en nuestra primera teórica-práctica conjunta como Grupo de Rescate Multidisciplinar.

La práctica se desarrolló en una antigua fábrica de cerámica, actualmente abandonada, en la que uno de los Equipos Caninos que componen ECOS, debía localizar una persona viva completamente sepultada en una nave parcialmente colapsada de aproximadamente 8.000 metros cuadrados y toneladas de escombros

dispersos.

 

Nos hacía falta un voluntario para poder proceder al sepultamiento del mismo y así preparar el simulacro de la forma más real posible. Sin pensármelo dos veces decidí ser voluntaria. Hasta la fecha nunca había experimentado nada parecido, permanecer bajo tierra o sepultada por escombros era un reto que debía superar, nunca sabe una en que situaciones se puede llegar a ver ni cómo puede reaccionar nuestra mente y

nuestro cuerpo cuando nos privan de libertad por cualquier accidente o circunstancia.

Parte del equipo construyó una especie de nicho cubierto de escombro, y me metí junto con un equipo de trasmisión para no perder la comunicación con el resto del equipo que permanecía en el exterior. Dicho equipo una vez que me sepultaron correctamente, salió de la zona por dirección norte, evitando así contaminar el espacio con olor humano y dificultar a nuestro ejemplar canino la búsqueda de la víctima.

La superficie era fría, todo era muy oscuro, inmovilizada bajo montones de escombros una se plantea lo que siente una víctima cuando por cualquier catástrofe termina sepultada bajo tierra, sin comunicación, y sin posibilidad de salir. El miedo nubla tu mente, tu cuerpo se bloquea y solo rezas para que alguien venga a buscarte antes de que no puedas más. Mil pensamientos fluyen por tu mente y valoras realmente el

trabajo de tantos profesionales del mundo de las emergencias que luchan cada día por salvar vidas.

Mónica, Jefe de la Unidad Canina, me comunica vía walkie talkie que se va a proceder a soltar a NAIA, que permanezca atenta y que si nuestro ejemplar canino me localiza, al cuarto ladrido intente sacar la mano, y ofrezca la pelota (que previamente e introducido en mi bolsillo antes de que cerraran el nicho), como método de reforzamiento y premio.

No habían transcurrido más de 10 minutos desde que el equipo que me sepultó se había marchado y apenas dos minutos, tras haber copiado que se suelta a Naia, cuando siento la presencia de ella merodeando cerca, trepa sobre los escombros y comienza a ladrar de forma intensa y reiterada. Al cuarto ladrido empujo un trozo de escombro y saco la mano al exterior portando la pelota, la perrita sin dudar, la muerde y tira de mi como si su vida pendiera de ello, tiene tanta fuerza que tengo que intentar que no me arranque el brazo, “Buena Chica”, “Esta es mi perra wapa”, “Buena Chica” le digo sin descanso …

 

Inmediatamente se aproxima el equipo sanitario, una vez que me colocan el collarín, con mucho cuidado me desplazan sobre una camilla, y rápidamente sin darme ni cuenta, estoy fuera de la zona de peligro.

Prueba superada, en un tiempo record Naia me ha localizado. No es fruto de la suerte ni del azar, el resultado positivo del simulacro sólo nos sirve para reforzar si cabe un poco más, la correcta aplicación del Método Arcón, el trabajo diario, y la constancia... porque sólo esta combinación será la clave del éxito.

 

Mª Carmen García Gambín.

Secretaria y Miembro Activo ECOS, B&RMA.

 

Artículo  extraído de http://www.ecosrescatecanino.blogspot.com

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Accede con Facebook
215138
Hoy
Ayer
Este mes
50
138
2406

23-05-2018