educac

¿Es mi perro hiperactivo?

Para poder responder a esta cuestión habría que analizar antes una serie de interrogantes relacionadas al mismo...

Podemos decir que la hiperactividad canina se manifiesta como una sobrecarga en la actividad diaria del perro fuera de lo normal. Esto es, el ejemplar canino está constantemente estimulado, día y noche... La hiperactividad es un comportamiento que se hereda genéticamente aunque los factores medioambientales y la propia educación influyen notablemente en el desarrollo de la misma.

Este exceso de energía afecta a su capacidad para concentrarse en la realización de determinados trabajos, afectando considerablemente el proceso de aprendizaje. Del mismo modo, los perros hiperactivos, suelen tener comportamientos destructivos, escasa tolerancia a la frustración y reaccionan mal ante el "castigo".

Ante este panorama, si el dueño del perro no sabe encauzar este trastorno y diferenciarlo de la sobreactividad que puede manifestar cualquier ejemplar canino durante alguna de las etapas de su vida, la hiperactividad puede convertirse en un grave problema que amenazará considerablemente una convivencia sana y pacífica.

Antes de continuar, he de recalcar que en los cachorros es muy fácil confundirnos más todavía si no tenemos en cuenta determinadas razas que, por su propia naturaleza suelen ser perros muy activos (Pastor Belga Malinois, Border Collie, Dálmata, etc), y el hecho de que durante esta época es cuando el perro suele mostrar unos niveles de actividad mucho más elevados ya que estan descubriendo todo cuanto hay a su alrededor...

 

¿Cómo debemos actuar ante un problema de hiperactividad canina?

Una vez se ha identificado que realmente nuestro perro padece hiperactividad y digo "padece", ya que se considera una enfermedad que le afecta a su sistema nervioso; sólo hay dos tratamientos posibles: El farmacológico y el conductual.

En el primero, lo más razonable es acudir al veterinario y que sea él quien nos dé el tratamiento acorde.

Respecto al tratamiento conductual para el perro hiperactivo, algunos consejos son:

 

Establecer los niveles de jerarquia.

Instaurar unas rutinas diarías que el perro debe cumplir a sus horas tales como:

  • Comidas.
  • Paseos.
  • Juegos.
  • Descanso.

Estimular físicamente a nuestro perro, lo cual disminuirá notablemente sus niveles de estrés.

Estimular mentalmente.

No obstante lo anterior, sería recomendable acudir a un buen etólogo. El nos planteará, tras el estudio, las bases para poder tratar la hiperactividad de nuestro perro evitando así males mayores por falta de experiencia.

Mónica Rocamora Boschet.

  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Accede con Facebook
231945
Hoy
Ayer
Este mes
137
261
2807

16-10-2018